Buscar este blog

jueves, 19 de abril de 2012

Mucho Tiempo, Poco Tiempo

2010

Mucho tiempo para extrañar
Tu voz, tus ojos, tus labios…

Poco tiempo para disfrutar
De tus palabras, tu mirada, tus besos

Mucho tiempo para pensar en tus caricias
Y casi sentirlas

Muy poco tiempo para enseñarte
Que mis manos tienen alma
Y te aman

Mucho tiempo para los sueños,
Aquellos que has invadido en cada instante,
Aquellos en los que te siento sin tocarte

Poco tiempo para la realidad,
Esa en la que te amo mas que en mis sueños,
En la que te toco, te beso, TE SIENTO…
Recorres con tus manos mi cuerpo

Poco tiempo para romper las fronteras,
Y que tus manos crucen los sitios prohibidos

lunes, 9 de abril de 2012

Cian - Sara Graciano


2010

El alba sueña cuando él abre sus ojos
Los pájaros adornan su profundidad y  misterio
El está día y noche, hermoso amor teje en su lecho
Y en su vientre guarda elixir de sanar el alma y la vida

Cuando el dolor le invade,
Llora y grita asustado
Y cuando su alma está libre
Se pinta de rojo o anaranjado

Sublime, la palabra es poco
Tratar de entenderlo es un esfuerzo en vano
Guarda en su memoria,
Noches de pasión, lujuria, secretos…
Oscuridad encuentran los amantes en sus brazos

Ay qué paz brinda el cian que teje el día
Que enigmas guarda el azul oscuro de las noches
Ay cielo, templo de soñadores
Cómplice de amantes, de pasión y anhelos…

Penacubre - Sara Graciano

(2011)


Que una nube se desplome sobre mí y me moje el cuerpo,
Que echa de menos la caricia ardiente de la yema de unos dedos

Que una flor me mire triste, me mire firme y la aleje el viento
Que la brisa me consuele, me quite todo, me quite el miedo

Que la luz sea tan tenue, que la luna entre y mi cama este fría
Que los fresnos se derrumben, que el sol caiga y la noche ande dormida

Que mis senos se atesoren en un recuerdo y en un una caricia
Que la lluvia caiga tibia sobre telón que me cubre
Y mi alma terca vislumbre
Una pena y una cumbre

Que el sol ande llorando porque la luz no lo cubre,
Y que yo susurre a su oído como los indios un canto,
Y mis pies pisen despacio para no despertar a los pájaros,
Pero mi cuerpo esté cubierto de néctar, de miel, de llanto…

Que una nube se acurruque en posición fetal a mi lado,
Y yo helada,
Y despacio,
Convierta su lágrima en pena,
Una  pena que me llena y me vacía,
Una pena que me cubre y me condena…

Me perdi en un bocado de estrellas, que trague para seguir soñando… - Sara Graciano

(2011)
Salvador Dalí

Que la lluvia me quema,
Haciendo las veces de cerillo encendido
Por el llanto del cielo

Que la noche me busca
Para recostarse en mí regazo,
Y que una lagrima corre
Hasta inundar mi vientre de olvido

Que la luna compite
Con las luces diminutas de la ciudad…

Que mi fuego enciende
Como un farol caído la sabana que cubre
Los ojos del cobarde

Que el amor es odio,
Pero con pasión, deseo y cuerpo…

Que me levando erguida
Para mirar el astro sol,
Y los poemas
Y la ventana…

Que mi piel se tiñe de verde
Y crecen guayacanes y pinos
Al fin en nuestras mentes

Que me trago el agua,
Ya nunca más contaminada
Con egoísmo

Que mí llamada penacubre,
Desaparece en la pesadilla
Que agarra mi atrapasueños,
Que cuelga en mi cama,
Que cubre la sabana,
Que absorbe mi llanto
Y el de esta noche que busca consuelo

Hombre soñado - Sara Graciano


violinista 1980


Tu risa, tus labios, tus besos…
Tu pasión desenfrenada por la vida
Tu manojo interminable de sueños,
Tu renacer de ave fénix en las cenizas…

Ah…Hombre soñado
Templo sublime es tu cuerpo
Canción de la tarde que anida en mi alma
Caricia preciada que recorre mis pechos

Tus manos son milagro que teje mi lienzo
Mientras tu locura y la mía emprenden la huída
Hombre soñado, este corazón palpita
Por tu piel, por tus ojos, por tu bondad y tu fuego…

En la mitad del camino te espero,
Aquí me encuentras, si me necesitas,
Para hacer el amor, para escucharte, para una cita
Hombre soñado eres la noche con su magia y su desvelo…

Y cada parte de mí, y en el silencio y en el deseo,
Escucho mi piel que te dice, hombre soñado…

…eres mi sueño

Mi cuerpo es tuyo para siempre - Sara Graciano

(2009)

Darío Morales, mujer acostada
Mi cuerpo es tuyo para siempre…
Mis piernas,
Mis manos,
Mi ombligo,
Mi oreja…
Son tuyos

Mi cuerpo es tuyo para siempre,
Para mañana,
Para hoy,
Para ayer,
Para ya
O para dentro de una hora…

Mi cuerpo es tuyo
Porque tú lo tocaste,
Lo besaste tan descaradamente,
Que ya no me gustan tus ojos,
Me gustan tu boca y tus dedos.

Mi cuerpo es tuyo para siempre…
Con tu mirada,
Con tus labios,
Con tu piel,
Con todo es tuyo…

Este cuerpo no te quiere,
Esta piel te necesita,
Esta boca te suplica,
Estos ojos se envenenan…

Mi cuerpo es tuyo para siempre,
En las nubes en las sabanas,
En la mesa,
En el agua
…es tuyo hasta en el infierno,
O en un zarzo,
O en la cama

Mi cuerpo es tuyo para siempre…
¡HOMBRE ES TUYO!,
Porque tus caderas,
Tu espalda,
Todo tu cuerpo es mío…

Y también es para siempre...

Canción de la vida profunda - Porfirio Barba Jacob

El hombre es una cosa vana, variable y ondeante...

Hay días en que somos tan móviles, tan móviles,
como las leves briznas al viento y al azar.
Tal vez bajo otro cielo la gloria nos sonríe.
La vida es clara, undívaga, y abierta como un mar.
Y hay días en que somos tan fértiles, tan fértiles,
como en abril el campo, que tiembla de pasión:
bajo el influjo próvido de espirituales lluvias,
el alma está brotando florestas de ilusión.
Y hay días en que somos tan sórdidos, tan sórdidos,
como la entraña obscura de oscuro pedernal:
la noche nos sorprende, con sus profusas lámparas,
en rutiles monedas tasando el bien y el mal.

Salvador Dalí, Paisaje con mariposas

Y hay días en que somos tan plácidos, tan plácidos...
(¡niñez en el crepúsculo! ¡Lagunas de zafir!)
Que un verso, un trino, un monte, un pájaro que cruza,
y hasta las propias penas nos hacen sonreír.
Y hay días en que somos tan lúbricos, tan lúbricos,
que nos depara en vano su carne la mujer:
tras de ceñir un talle y acariciar un seno,
la redondez de un fruto nos vuelve a estremecer.
Y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres,
como en las noches lúgubres el llanto del pinar.
El alma gime entonces bajo el dolor del mundo,
y acaso ni dios mismo nos puede consolar.
Mas hay también ¡OH tierra! Un día... Un día... Un día...
En que levamos anclas para jamás volver...
Un día en que discurren vientos ineluctables
¡un día en que ya nadie nos puede retener!

Fugaz de Juan Ramón Mansilla

Y no tendrá dominio la muerte
Dylan Thomas

No sé si este poema es el que tú necesitas,
si sus sonidos dicen más que sus silencios.

Tómalos como abrigo de lana, como plato caliente.
Si no en ti, en alguna parte de ti habrán de sonar,
aunque yo no sepa guiarlos.
¿Quién puede, con palabras, guiar una voz
cuando el decir y el sonar no son idénticos?

Ahora pienso en ti. Es bondadoso este evocar
venido con el frío como el mejor regalo.
¿Pensarás tú en mí? ¿En qué porción
del espacio se unirán los recuerdos?

Debe de existir algo sagrado
si este pensar te trae y me lleva.
Un dios manchado con mi misma carne,
respirando con tu mismo aliento.

Nada es firme, ya sé, los vientos pasan
trayendo vientos de otras tierras.
También este viento con pájaros
que me estrecha contigo como si tuviera miedo.

Miedo a nombrar y romper estos días,
miedo de que te canses y vayas de pronto,
miedo a no saber despedirme
y a carecer de antídoto contra el miedo.

Ya he dicho demasiadas veces adiós
y todas esas veces he muerto un poco.
No me digas adiós, quédate siempre,
y no tendrá dominio la muerte.

En la hora suprema sabremos por fin
lo que el tiempo ha hecho de nosotros.

Planet Caravan - Black Sabbath

El Planeta Caravana

Navegamos por cielos infinitos
Las estrellas brillan como ojos
La noche oscura suspira
La luna en sueños de plata
Cae en haces de luz
La luz de la noche.
La Tierra, un resplandor púrpura
De neblina azul zafiro siempre en órbita

Mientras, bajo los árboles
Bañados en brisa fresca,
La luz plateada de las estrellas
Domina la noche
Y así pasamos por el ojo carmesí
Del gran dios Marte
Mientras viajamos por el universo

En tí la tierra - Pablo Neruda

Francine Van Hove

Pequeña
rosa,
rosa pequeña,
a veces,
diminuta y desnuda,
parece
que en una mano mía
cabes,
que así voy a cerrarte
y a llevarte a mi boca,
pero
de pronto
mis pies tocan tus pies y mi boca tus labios,
has crecido,
suben tus hombros como dos colinas,
tus pechos se pasean por mi pecho,
mi brazo alcanza apenas a rodear la delgada
línea de luna nueva que tiene tu cintura:
en el amor como agua de mar te has desatado:
mido apenas los ojos más extensos del cielo
y me inclino a tu boca para besar la tierra

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...