Buscar este blog

martes, 12 de junio de 2012

Esencia - Sara Graciano

Yo soy así porque soy valiente
Porque tengo senos para cubrir mi pecho de las heridas que me irrumpan
Porque soy mujer de carne, hueso y fuerza
Porque vuelo con la imaginación y escapo de los miedos con la piernas

Yo soy así porque mi padre no me habló de pureza,
Y mi madre me enseñó a huir del molde de belleza
Porque nunca me hicieron peinados ni trenzas
Anduve con el cabello suelto y con el tiempo fue mi símbolo de desobediencia

Mujer con cotorra - Gustave Courbet



















Yo soy así porque no me trazaron límites en la cabeza
No me dijeron “no puedes”, me dejaron aprender de la experiencia
Soy así porque mi pensamiento corrió salvaje y angustiado
Preocupado por encontrar la verdad y la certeza

Yo soy así porque mi cuerpo reclama placer y fiereza
Porque no creo en la religión, mucho menos en la iglesia
Porque jamás le dije a un cura “bien pueda pase alteza”
Porque no creo en la virginidad y tampoco en la decencia

Yo soy así porque no me preocupan los machos y su grandeza
Porque me gustan los hombres que no me sigan, y no me pierdan
Porque no pido como las otras, igualdad, sino diferencia
Porque así nació mi espíritu libre de prejuicios y reverencias

Yo soy así porque sostengo la mirada con firmeza
Porque sé que soy mujer enérgica y tal vez tierna
Porque me siento orgullosa de tener de vez en vez mis flaquezas
Pero bah!, eso no es nada, yo sigo adelante con mi agudeza.

Yo soy así porque me hacen falta muchas curvas y caderas,
Pero eso nunca me ha importado, porque me sobra inteligencia

Curso Básico de Racismo y Machismo - Eduardo Galeano

Por algo fueron mujeres las víctimas de las cacerías de brujas, y no sólo en los tiempos de la Inquisición. Endemoniadas: espasmos y aullidos, quizá orgasmos, y para colmo de escándalo, orgasmos múltiples.
Sólo la posesión de Satán podía explicar tanto fuego prohibido, que por el fuego era castigado. Mandaba Dios que fueran quemadas vivas las pecadoras que ardían. La envidia y el pánico ante el placer femenino no tenían nada de nuevo. Uno de los mitos más antiguos y universales, común a muchas culturas de muchos tiempos y de diversos lugares, es el mito de la vulva dentada, el sexo de la hembra como boca llena de dientes, insaciable boca de piraña que se alimenta de carne de machos. Y en este mundo de hoy, en este fin de siglo, hay ciento veinte millones de mujeres mutiladas del clítoris.

Lilith
No hay mujer que no resulte sospechosa de mala conducta. Según los boleros, son todas ingratas; según los tangos, son todas putas (menos mamá). En los países del sur del mundo, una de cada tres mujeres casadas recibe palizas, como parte de la rutina conyugal, en castigo por lo que ha hecho o por lo que podría hacer:

—Estamos dormidas— dice una obrera del barrio Casavalle de Montevideo. —Algún príncipe te besa y te duerme. Cuando te despertás, el príncipe te aporrea.

Y otra:

—Yo tengo el miedo de mi madre, y mi madre tuvo el miedo de mí abuela.

Confirmaciones del derecho de propiedad: el macho propietario comprueba a golpes su derecho de propiedad sobre la hembra, como el macho y la hembra comprueban a golpes su derecho de propiedad sobre los hijos.

Y las violaciones, ¿no son, acaso, ritos que por la violencia celebran ese derecho? El violador no busca, ni encuentra, placer: necesita someter. La violación graba a fuego una marca de propiedad en el anca de la víctima, y es la expresión más brutal del carácter fálico del poder, desde siempre expresado por la flecha, la espada, el fusil, el cañón, el misil y otras erecciones.

(Fragmento extraído del libro de Eduardo Galeano “Patas arriba: la escuela del mundo al revés”, capítulo 4 “Curso básico de racismo y machismo”.)

lunes, 11 de junio de 2012

El futuro no es quien aguarda - Sara Graciano

Hice un nido en tu alma
Y a veces no es suficiente…
Hay que hacer lecho y techo,
Forjar un cuarto o una casa
Planear el futuro
Bah, que desgracia!

Quiero llorar como el rio
O como el sol cuando lo tapan
Quiero ser viento y duna
Para moverme a donde vayas

Y yo te espero (te espero siempre)
te espero en silencio y con calma
y yo te digo cuando te miro
que eres mi sueño que no te vayas

Amigo mío…
no te me vayas,
abre la puerta, que yo te quiero (te quiero siempre)
y si no estás pierde sentido
todo,
hasta la esperanza

No son tus planes los que te aguardan,
Son la utopía y la quimera,
La tempestad y no la calma,
Soy yo la que te extraña
Y no la realidad aburrida y parca

Querido mío vuela conmigo
No dejes sola esta mujer
Que te sueña, te espera
Y te ama

Relato de Sergio Stepansky - Leon de Greiff


La libertad reclama un libro - Sara Graciano

Quiero devorarme un libro,
La maleta de las ilusiones - Alex Alemany
o más bien,
que él me devore
Introducirme en sus fauces perpetuas
de irrealidad,
o de realidad,
de la contaminación de la sangre,
las drogas,
el amor,
la vida,
la muerte,
la tempestad,
la soledad
y esa animalidad
que caracteriza al hombre

Quiero fundirme en las hojas, las letras...
Quiero llenar el vacío amargo
del silencio de los gritos,
de los llantos que claman compañía,
amor o muerte

Quiero embellecer la oscuridad de un libro,
recrear sus bosques salvajes,
los olores de un callejón abandonado,
los sonidos de los pasos que persiguen,
las lágrimas de la doncella sumisa,
la locura nocturna de la monja y el cura...

Permitirme no cerrar los ojos
y aun así caer en el sueño,
en el sueño hondo
de una noche de pasión en la arena,
del encuentro con un gato parlanchín,
del suicidio de un filántropo,
de un ángel esquizofrénico,
de la luna que se agota
intentando ser mujer y no puede

Quiero sumergirme ciertamente,
verdaderamente,
realmente,
en la cama colmada de miedos,
en la profunda duración del tiempo,
en la lectura de la vida
que reclama
ser real e infinita

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...