Buscar este blog

miércoles, 26 de febrero de 2014

Luz de mi espiritu - Sara Graciano

La poesía crece en instantes,
en las entrañas,
sin prevenciones.

Crece con sol brillante,
con nubes negras
y en aluviones.

La poesía se hace sola
cuando en el alma
inundan temores.
Cuando no caben más en el cuerpo
lágrimas, risas,
desilusiones…

Se escribe sola,
tomando el pulso de algún mortal
que escriba en su nombre.
Lleva el remedio para tristezas,
angustias leves,
grandes dolores…

Se mueve libre
por sentimientos y corazones.
ahoga penas,
contagia alegrías, y reaviva,
moribundas noches.

La poesía abre su alma
si necesitas algún consuelo.
Te toca suave y te desnuda,
si estás colmado de deseos.
Y si requieres hallar tu origen,
o tu camino, tu derrotero...
La poesía con su lenguaje,
te comunica con tus ancestros.

La poesía se hace en las sombras,
en las preguntas, en los misterios.
Se alimenta de las dudas
y de las noches de desvelo.
Crece en las amplias lagunas
que perturban el pensamiento
Está hecha de paisajes
y rostros indelebles en los recuerdos.

La poesía no es la conquista
simple y directa de corazones,
No es la indulgencia, prevista y recta,
de los humanos errores.
La poesía es cósmica llama,
que enciende espíritus y llena de goce
La poesía es mágica fuerza
que calma fatigas y tribulaciones.

lunes, 24 de febrero de 2014

Hombre preso que mira a su hijo - Mario Benedetti

2013

Cuando era como vos me enseñaron los viejos
y también las maestras bondadosas y miopes
que libertad o muerte era una redundancia
a quien se le ocurría en un país
donde los presidentes andaban sin capangas.

Que la patria o la tumba era otro pleonasmo
ya que la patria funcionaba bien
en las canchas y en los pastoreos.

Realmente no sabían un corno
pobrecitos creían que libertad
era tan solo una palabra aguda
que muerte era tan solo grave o llana
y cárceles por suerte una palabra esdrújula.

Olvidaban poner el acento en el hombre.

La culpa no era exactamente de ellos
sino de otros más duros y siniestros
y estos sí
cómo nos ensartaron
en la limpia república verbal
cómo idealizaron
la vidurria de vacas y estancieros
y cómo nos vendieron un ejército
que tomaba su mate en los cuarteles.

Uno no siempre hace lo que quiere
uno no siempre puede
por eso estoy aquí
mirándote y echándote
de menos.

Por eso es que no puedo despeinarte el jopo
ni ayudarte con la tabla del nueve
ni acribillarte a pelotazos.

Vos ya sabés que tuve que elegir otros juegos
y que los jugué en serio.

Y jugué por ejemplo a los ladrones
y los ladrones eran policías.

Y jugué por ejemplo a la escondida
y si te descubrían te mataban
y jugué a la mancha
y era de sangre.

Botija aunque tengas pocos años
creo que hay que decirte la verdad
para que no la olvides.

Por eso no te oculto que me dieron picana
que casi me revientan los riñones
todas estas llagas, hinchazones y heridas
que tus ojos redondos
miran hipnotizados
son durísimos golpes
son botas en la cara
demasiado dolor para que te lo oculte
demasiado suplicio para que se me borre.

Pero también es bueno que conozcas
que tu viejo calló
o puteó como un loco
que es una linda forma de callar.

Que tu viejo olvidó todos los números
(por eso no podría ayudarte en las tablas)
y por lo tanto todos los teléfonos.

Y las calles y el color de los ojos
y los cabellos y las cicatrices
y en qué esquina
en qué bar
qué parada
qué casa.

Y acordarse de vos
de tu carita
lo ayudaba a callar.

Una cosa es morirse de dolor
y otra cosa es morirse de vergüenza.

Por eso ahora
me podés preguntar
y sobre todo
puedo yo responder.

Uno no siempre hace lo que quiere
pero tiene el derecho de no hacer
lo que no quiere.

Llora nomás botija
son macanas
que los hombres no lloran
aquí lloramos todos.

Gritamos, berreamos, moqueamos, chillamos, maldecimos
porque es mejor llorar que traicionar
porque es mejor llorar que traicionarse.

Llorá
pero no olvides.

domingo, 23 de febrero de 2014

Estados de ánimo - Mario Benedetti


Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como montaña
de cumbres repetidas.

Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.

A veces uno es
manantial entre rocas
y otras veces un árbol
con las últimas hojas.
Pero hoy me siento apenas
como laguna insomne
con un embarcadero
ya sin embarcaciones
una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde
te acerques y te mires,
te mires al mirarme.

viernes, 21 de febrero de 2014

Secuencia - Sara Graciano

2013

Alex Alemany

Para que tenerte aquí si la galaxia
Se une toda y conspira en mi cuerpo
Y te me adentras por la piel y las entrañas
Te me escurres y me tomas por los dedos…

Para que quiero tu susurro en la noche,
O tú abrazo en el costado de mi almohada
Yo te tengo impregnado aunque te escondes,
En rincones de mi corazón o de mi alma

Para que besarte hombre, si en mis labios,
Se conservan tus caricias con recuerdos.
La tonada que salía por tu boca,
Las canciones que besaban mis desvelos.

Para que te quiero cerca si allá lejos,
Tus hoyuelos se ven más entusiasmados,
La mirada se te vuelve como un sueño,
Y tu espíritu entra en modo de resguardo

Para que te quiero aquí, si yo te escucho
Aunque este ruido de ciudad se encuentre cerca,
La melodía que te toca te hace libre,
Tú me la cantas en voz baja mientras sueñas

Para que quiero tu imagen o tu sombra,
Si mi espíritu se llena con tu esencia
Te aseguro que tu forma es un derroche
Y aun más extrañarte hasta que vuelvas

Para que quiero tu mano en mi mano,
Si en mi mente un amplio puente te sostiene,
Vos no vas a caer en el abismo,
Sin embargo yo te espero hasta que llegues…

jueves, 20 de febrero de 2014

Mística abuela - Sara Graciano

Mística abuela mía,
Fluye tu fuerza en mis venas.
Tus historias me convierten
De cobarde a guerrera.

Tu valentía me inspira,
Me incita a soltar mis cadenas,
Me hace sentir que a tu lado,
Se van corriendo mis penas.

Abuela, contemplo tus ojos,
Llenos de amor e indulgencia;
Y es entonces que descubro
Tu nostalgia o tu tristeza.
Tus recuerdos más felices,
O tu angustia más secreta.


Gracias por revelarme
Los misterios de mi origen,
Por mostrarme los caminos
Para ser libre y plena;
Por enseñarme la medicina
Que ofrece la naturaleza,
Por regalarme tus cuentos,
Tus remedios, tu paciencia…

Mística abuela mía,
Gracias a vos y a tu lucha
Conozco vida y belleza.
Vos sufriste la injusticia,
De la caótica guerra…
Vos huiste por amor,
Y araste con él la tierra.
Vos viviste en armonía
Con los ríos y la selva.
Vos libraste mil batallas,
Con la ciudad y la pobreza.

Cuando escucho en las mañanas
Tus silbidos que despiertan,
Mi corazón late fuerte
Y mi espíritu se alegra.

Te admiro mujer como a nadie,
Me inspira tu fortaleza,
Te pienso si veo flores:
Mifloras, geranios, verbenas…

Y si me siento sin rumbo,
O perdida, sin certezas,
Sé que me llena de paz,
Pensar en mi mística abuela.

lunes, 17 de febrero de 2014

Celo de la amante tierra - Sara Graciano


2014

Ojos de hombre, perdonen
Labios de hombre, no lloren
Grita, no tengas dudas
Canta, mientras me tocas

Vente, llueve en mi vientre
Vuela, duerme en la selva
Tiembla, selva es mi cuerpo
Hombre, donde te pierdes

Rueda, besos sinceros,
Nuestro delirio lo están oyendo
Calla, que no te escuchen,
Que los murmullos se hagan silencio

¡Dedos! Toquen mis senos,
Siembren, la rebelión y el sustento.
Semilla, cuando te miro,
Hierve la sangre de un pueblo.

Pasión, quédate en mis venas,
Libertad nos está abrazando.
Fluye el río y cosechas,
Y en mi piel continúas arando.

¡Mano de hombre! Hazme tuya
Hazme el amor, que vendrán los frutos.
Tengo manantiales en mis bosques puros,
Y curvilíneos trazos que despiertan lujuria.

Pero no te quejes si un día no tengo
Nada para darte, ni amor, ni sustento.
Esperanza de hombre,
Bésame entera,
¡Apacigua tu ímpetu!
Y hazlo con paciencia,
Que mi piel se agota, si te desenfrenas,
Si ambición le siembras, o si la envenenas.

martes, 4 de febrero de 2014

Que la aventura no llegue solo hasta donde hay camino - Sara Graciano



Lo desconocido está en la selva,
En el bosque, en la pradera,
En aquellos lugares hechos de magia
Dónde el paisaje está desnudo,
Dónde la paz no se mendiga,
Dónde el agua fluye libre por la tierra…

El lugar de las maravillas,
Se encuentra fuera del camino,
Protegido por sabios arboles,
Y coloridos pájaros,
Que dan la bienvenida a lo sublime…

Fuera del camino están los cantos, la poesía…
Fuera del camino están los milagros miniatura,
Las orquídeas, los insectos y los hongos…

En el bosque está oculta
La pócima de la eterna felicidad;
Está escondida, tras los arbustos de moras,
Tras los helechos medianos,
O en la mirada dulce
Que te hacen las alas de una mariposa.

Más allá del camino
Se revelan los misterios del origen,
Se te asienta la vida en las mejillas
La muerte es alegría para los vivos…

Fuera del camino está el secreto,
Para no tener más cicatrices,
Para borrar malos recuerdos,
Y para evitar más heridas…

Que la aventura no llegue
Solo hasta donde hay camino,
Porque más allá se encuentra
El sendero más importante;
El de tus dudas, tus sueños,
Tus pensamientos, tus duelos…
Está tu propio camino…

domingo, 2 de febrero de 2014

Te miro, luego existo - Sara Graciano

Francine Van Hove
Yo a veces soy la aventurera recorre-mundos
Que mira firme hacia el horizonte y cruza fronteras
Que corre libre por la montaña y se trepa a un árbol
Que viaja sola por los caminos con botas puestas

Pero otras veces soy la muchacha que no conoces
Que se perfuma y se pone lazos en la cabeza
Que con la mano recoge lluvia y se emociona
Que usa vestido para sentirse dulce y serena

Y a veces soy también la mujer salvaje
Que te dibuja un beso fiero sin sentir pena
Que se te acerca y te llena el cuerpo de sensaciones
Que con la piel o con la mirada casi te quema

Yo a veces canto con la alegría de los tambores
Y también lloro con los boleros y sus tristezas
Conozco el vuelo de la esperanza y las ilusiones
Y me he embriagado con odio y rabia o con un poema

Yo a veces soy la demente que guarda versos,
Que esconde flores dentro de libros y no se peina
Que teje sacos y hace manillas y quema incienso
Que ríe sola mirando la luz de una vela…

Y a veces soy también impredecible
Soy una nube sin objetivo que el viento lleva
Cuando el carácter que siempre porto se me resbala
Y la rutina que carga el mundo me desespera

Pero me vence en ocasiones esta ternura,
Esta muchacha que se sonroja y te coquetea
Esta mujer que olvida el tiempo cuando te escucha
Que te recuerda en las madrugadas cuando despierta

Cuando apareces todas mis partes se van huyendo
Revolotean cual mariposas por las praderas,
¿Qué es lo que pasa que cuando hablamos parece un sueño?
Será que puedo ser toda yo si tu estás cerca

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...