Buscar este blog

viernes, 21 de noviembre de 2014

Cortejo fúnebre - Sara Graciano

Natalie Shau, Carmine
Se disuelve entre las penas la humanidad.
Y no vuelve a sentir la humanidad,
Y no puede gritar, y no puede callar,
Y no puede llorar la humanidad.

Cual veneno en la garganta que pasó, 
Ha vencido el revés a la humanidad,
Y se ha inventado la desfachatez,
Se ha hecho un nudo inmenso de mediocridad.

Y corre como sangre la humanidad,
Por todos los rincones donde ve
A ocultarse del horror, y la humanidad,
No huye de existir, ¿Qué más dolor?

Intenta conseguir la dirección,
Y corre sin sentido hasta el cantón,
Se agolpan las ideas y pasión,
Abre la cerradura, la humanidad…

Canta canciones tristes sin razón,
Vuela estando quieta, la humanidad,
Teme a la oscuridad que gran error,
Inunda las ciudades de fulgor.

Se va cayendo débil la humanidad,
Y rueda por montañas y en raudal,
Se eleva con el viento sin luchar
Se viene peña abajo la humanidad.

Se olvida de la muerte, la humanidad,
Se siente tan tranquila en soledad,
Busca motivo alguno de vivir,
Se ahoga en el caudal de su aflicción.

Viene sufriendo apenas la labor,
Pensar, reír, sentir que le tocó,
Y a diario quiere echarse y desistir,
Soltar la cuerda que le ata a vivir.

Y siente apenas hoy esa opresión,
De amanecer y ver la humanidad,
Hirviendo en tanta ausencia de ilusión,
Sonando tanta hartura en el reloj,
Quemando las entrañas el sopor,
Esperando la piedad y la destrucción.

martes, 18 de noviembre de 2014

A un gato - Jorge Luis Borges


No son más silenciosos los espejos
ni más furtiva el alba aventurera;
eres, bajo la luna, esa pantera
que nos es dado divisar de lejos.
Por obra indescifrable de un decreto
divino, te buscamos vanamente;
más remoto que el Ganges y el poniente,
tuya es la soledad, tuyo el secreto.
Tu lomo condesciende a la morosa
caricia de mi mano. Has admitido,
desde esa eternidad que ya es olvido,
el amor de la mano recelosa.
En otro tiempo estás. Eres el dueño
de un ámbito cerrado como un sueño.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Digo que yo no soy un hombre puro - Nicolás Gullén

Yo no voy a decirte que soy un hombre puro.
Entre otras cosas
falta saber si es que lo puro existe.
O si es, pongamos, necesario.
O posible.
O si sabe bien.
¿Acaso has tú probado el agua químicamente pura,
el agua de laboratorio,
sin un grano de tierra o de estiércol,
sin el pequeño excremento de un pájaro,
el agua hecha no más de oxígeno e hidrógeno?
¡Puah!, qué porquería.

Yo no te digo pues que soy un hombre puro,
yo no te digo eso, sino todo lo contrario.
Que amo (a las mujeres, naturalmente,
pues mi amor puede decir su nombre),
y me gusta comer carne de puerco con papas,
y garbanzos y chorizos, y
huevos, pollos, carneros, pavos,
pescados y mariscos,
y bebo ron y cerveza y aguardiente y vino,
y fornico (incluso con el estómago lleno).
Soy impuro ¿qué quieres que te diga?
Completamente impuro.
Sin embargo,
creo que hay muchas cosas puras en el mundo
que no son más que pura mierda.
Por ejemplo, la pureza del virgo nonagenario.
La pureza de los novios que se masturban
en vez de acostarse juntos en una posada.
La pureza de los colegios de internado, donde
abre sus flores de semen provisional
la fauna pederasta.
La pureza de los clérigos.
La pureza de los académicos.
La pureza de los gramáticos.
La pureza de los que aseguran
que hay que ser puros, puros, puros.
La pureza de los que nunca tuvieron blenorragia.
La pureza de la mujer que nunca lamió un glande.
La pureza del que nunca succionó un clítoris.
La pureza de la que nunca parió.
La pureza del que no engendró nunca.
La pureza del que se da golpes en el pecho, y
dice santo, santo, santo,
cuando es un diablo, diablo, diablo.
En fin, la pureza
de quien no llegó a ser lo suficientemente impuro
para saber qué cosa es la pureza.

Punto, fecha y firma.
Así lo dejo escrito.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...