Buscar este blog

sábado, 2 de julio de 2016

Ciudad dolor - Sara Graciano

Foto: Laura Venegas 2016, Todos los derechos reservados
Hoy tengo un desgano amargo y dulce,
sangriento, pobre, desvalido.
Una melancolía extensa,
regada por toda la casa,
secuestrándome la risa,
reteniendo mis pasiones.

Tengo mucho veneno en los labios,
mucha razón en los músculos,
mucho dolor en el vientre,
mucha aventura en las piernas.

Quiero cantar la ciudad,
y decirle de pronto:
Medellín, ven conmigo,
Medellín, sígueme al abismo.
y decirle también,
que con ella desespero,
pero sin ella no existo.

Hacerle tal vez una caricia,
venerarla,
hacerle idolatría,
rezarla.

Que sean sus ruidos mis pecados,
sus olores mi nostalgia.
Que su calor de medio día me tueste las palabras.
todas las que he escrito en su piel, y en sus fachadas.

Hoy me embarga una nieve que no puedo…
no puedo enderezarme o moverme
y Medellín está tan tibia, tan ahumada,
pero no, no es suficiente, a mí me llueve.

“a crédito” “la de moda” “llévela”
Se la llevan los koreanos, los franceses
y por supuesto, los norteamericanos.
Se la llevan, la desvisten, la penetran.
La devuelven, la comentan, ¡y la muerte!

y Medellín sigue de pie,
se arrastra firme entre los baños de los antros,
se vende a 5, a 50 a 500.

Pero no, hoy no me llamen,
hoy no me inviten,
no quiero ver más esta ciudad de incoherencias.
La odio tanto como la amo,
es paranoia, es compulsión,
es obsesión, es repulsión.

Me canso, estoy agotada.
Escucho salsa, y ambulancias…
y una señora pidiendo plata…

Quiero dormir mil veces esta pena.
inundar con mis lágrimas las calles,
que los violines me lisonjeen la violencia,
y el aguardiente ahogue la fiereza de los machos.

Hoy Medellín me aflige más que siempre,
quiero quedarme encerrada en esta altura,
y no salir nunca más a recorrerla,
porque la sufro,
a pesar que la aborrezco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...