Buscar este blog

miércoles, 25 de mayo de 2016

Canto de esperanza - Daisy Zamora


Algún día los campos estarán siempre verdes
y la tierra será negra, dulce, y húmeda.
En ella crecerán altos nuestros hijos

y los hijos de nuestros hijos…

Y serán libres como los árboles del monte
y las aves.

Cada mañana se despertarán felices de poseer la vida
y sabrán que la tierra fue reconquistada para ellos.

Algún día…

Hoy aramos los campos resecos
pero cada surco se moja con sangre.

martes, 24 de mayo de 2016

Debimos haber hecho más el amor - Sara Graciano

2015

Debí haber pernoctado en tu casa hasta saciarnos
Debimos tocarnos sin vergüenza,
cada parte que deseáramos tocarnos.

¿Por qué no hicimos el amor toda la noche?
¿Y también toda la mañana?
¿Por qué no hicimos el amor cuando quisimos,
como quisimos?
¿Por qué perdimos tiempo en las peleas,
en vez de tocarnos todos los rincones?
¿Por qué no cumplimos la promesa
de desnudarnos un día entero?
¿Por qué no hicimos un amor
que nos durara para siempre?
Un amor que nos durara hasta este día,
en el que el único lugar donde puedo palparte,
es en mi mente.

lunes, 23 de mayo de 2016

Poncho - Sara Graciano

Para un minino que me cambió la vida. 


Estás por toda la casa,
y me sabes a canción de cuna,
a sonata nocturna,
a piano, violín y bandoneón.

Tus pertenencias regadas por toda la casa,
y tus huellas en el tendido rojo de la cama,
en el baño
y en el sofá de la sala…

Tus ojos me miran a través de las fotos,
y me dicen que eres un ángel que llegó a alegrarnos,
con ronroneos y saltos de potrico.

Esta es una tonada, o un verso, o unas palabras,
para que desde lejos, me escuche tu corazón,
y él te diga lo mucho que me haces falta
y te anime a volver con nosotras,
a venir, a seguir llenando de pelitos la ropa.

Pero no te afanes saltarín,
yo te espero si quieres otro día,
aquí está tu espacio libre en la casa,
y en los rinconcitos de mi corazón.

Te espero pues mi ricurita,
mi beibi-blu,
mi locurita.
Te espero con la cobija que te gusta,
y con galletas, y con amor.

domingo, 22 de mayo de 2016

Desinfección - Sara Graciano


Te vas volviendo menudito,
una gotica insignificante en el mar,
un fantasma que ya ni miedo da,
memoria de caverna oscura,
húmeda, fría, gélida, mortal.

Ya no hay más odio pa’ ti,
ni le dan ganas a las lágrimas de salir.
Ya no hay nostalgia, no hay.
Te vuelves diminuto en mi universo.

Inspiras lastima de no amar,
de desechar la oportunidad.
De no sentir, no vivir, no llorar.
Lastima de cobarde y pusilánime.
Lastima de soledad y frivolidad.

Te esfumas rápidamente de mi dolor.
Desapareces, ya no te puedo casi ni ver.
Inscrito con lápiz estabas, ya te borré,
Las cosas falsas duran muy poco, ya lo probé.

Amor postizo, falsificado, artificial.
Cuerpo minúsculo, fácil de olvidar.
¿A dónde irás? ¿Quién es la próxima en succionar?

miércoles, 18 de mayo de 2016

Vení, tocá, aquí - Sara Graciano

Lilith - John Collier
Canción nocturna, vení
Palabra en celo, vení
Pasión onírica, vení
Pasaporte a mi piel, vení

Desenfreno sensual, tocá
Saxofón carnal, tocá
Puerta al huracán, tocá
Vibración obscena, tocá

Polvo tendido, aquí
Cuerpo anhelado, aquí
Vendaval anunciado, aquí
Punzada en el pecho, aquí

Hombre deseado, vení
por todas mis sendas, tocá
con exceso, pronto, aquí.⁠⁠⁠⁠

martes, 17 de mayo de 2016

Noche de lluvia - Juana de Ibarbourou

Costa Dvorezky - Salsa Teacher
Llueve..., espera, no te duermas,
Quédate atento a lo que dice el viento
Yo a lo que dice el agua que golpea
Con sus dedos menudos en los vidrios.
Todo mi corazón se vuelve oídos
Para escuchar a la hechizada hermana,
Que ha dormido en el cielo,
Que ha visto el sol de cerca,
Y baja ahora, elástica y alegre,
De la mano del viento,
Igual que una viajera
Que torna de un país de maravilla.

¡Cómo estará de alegre el trigo ondeante!
¡Con qué avidez se esponjará la hierba!
¡Cuántos diamantes colgarán ahora
Del ramaje profundo de los pinos!

Espera, no te duermas. Escuchemos
El ritmo de la lluvia.
Apoya entre mis senos
Tu frente taciturna.
Yo sentiré el latir de tus dos sienes,
Palpitantes y tibias,
Tal cual si fueran dos martillos vivos
Que golpearan mi carne.

Espera, no te duermas. Esta noche
Somos los dos un mundo,
Aislado por el viento y por la lluvia
Entre las cuencas tibias de una alcoba.

Espera, no te duermas. Esta noche
Somos acaso la raíz suprema
De donde debe germinar mañana
El tronco bello de una raza nueva.

lunes, 16 de mayo de 2016

Deja Vu - Adalgisa Neri

El reencuentro - Carmen G. Junyen
no sé de qué manera
ni bajo qué propósito
estás de regreso
y tan precisa
tan abrupta tu presencia
vuelve a dar en mi pecho

entonces yo también vuelvo
y es inevitable
como agua me acomodo al recipiente
y reposo
o recuerdo
no hay diferencia en esto
a no ser
por esa cicatriz que disimulo
cuando gana la intemperie

regresaste y vuelve mi mano sobre la tuya
un día sobre el otro
y letra por letra
vuelve a las cosas que tocamos
su primer nombre

advierto que hasta entonces
no supe de qué se trataba el retorno
y sabras que el verde verde limón
que se desangra en la rama
soy yo

sábado, 14 de mayo de 2016

Quería comerme las galaxias - Reina María Rodríguez

Costa Dvorezky - Kiss
somos una especie formal.
también
planificamos el amor
buscamos llaves
y nos tratamos de querer
alumbrados
aunque sea
por un pequeñísimo mechón.
anoche
dimos el salto cualitativo:
de las piedras
pasamos a la cama.
tu cuerpo y mi cuerpo
extraños
angulosos
incapaces de comprenderse.
no no fuimos insectos transparentes
no supimos volar
hacia la perfección
quién sabe si podamos resucitar
si el después nos vuelve
si podré rehacer los imancitos
porque soy torpe rígida tal vez
pequeñoburguesa entre las sábanas
y nos faltó el valor de la inocencia
deshacernos los yo
detener los tranvías que ocupamos
y esa cantidad de cariño que nos falta.
perdóname
yo de verdad
quería comerme las galaxias.

domingo, 8 de mayo de 2016

Guerrera María - Sin título

Tomada de:
 http://www.revistaactual.info/2015/07
/tres-tecnicas-para-darle-el-mejor-
sexo.html?m=0
Tuve tu rostro entre mis piernas
haciéndome cosquillas con la lengua.
A lo lejos se te veía saliendo de mi vientre
como un hijo recién parido
que aún está unido a su madre.
Pero tú no nacías de mí
era sólo cuestión de perspectiva,
pues nacíamos juntos,
a la dicha
a la explosión calma,
al suspiro contenido
a las delicias de la carne,
de las nuestras
u n i d a s.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...