Buscar este blog

martes, 25 de abril de 2017

Ovejas - Sara Graciano

Cuadro ubicado en la casa de la cultura de Ovejas, Sucre
La vida era un ensueño.
Los quejidos de las hembras,
los suspiros de los machos…
tan reales como mágicos,
la tambora,
el alegre
y la maraca.

Abríamos los ojos,
los oídos
y las manos,
y en cada apertura,
encontrábamos agua y arena caribeñas.

Besábamos las notas,
bailábamos con ellas,
salían mariposas de nuestros cabellos y faldas.
Andábamos confiadas de nuestros cuerpos.

Se suspendió el tiempo,
se nos llenaron las pupilas de colores y origen.
Se nos llenaron la carne, el sudor y las lágrimas,
de vibraciones indígenas,
de danza y voces negras.

Nos internamos: tiempo y espacio
en nuestra creación.
Fuimos re-creadas por los sonidos,
nacidas de la música
y los acentos.

Nos engendraron las gaitas,
para sentirlas adentro.
Macho y hembra se unieron,
somos sus hijas,
y llevamos el folclore
en cuerpo, alma y pensamiento.

lunes, 24 de abril de 2017

Lo que observo - Dora Leyland Ortiz

Y en cada suspiro
tu aliento será mi aliento
y tu espíritu será mi espíritu.

Me recorrerán venas ardientes de fuego inmutables,
para quebrantar el vientre,
más tu presencia,
saciará mi sed de fuerza.

Te acaricio en las noches silenciosas,
donde las aves ya retornaron a sus nidos
y mi piel delgada se penetra de tu suave aroma.

Reka Nyari
Cada gota de sudor que se desliza por mi piel,
es una oración de tu ausencia,
y mi notable deseo por tener una mirada
se tornará cada vez más sutil y eterno.

Mi boca pronunciada exclama el recuerdo,
y mi carne saliente te reclama,
¡te suspira!

domingo, 23 de abril de 2017

Orgasmo, revolución - Sara Graciano

2016

Se me olvidó decirte “sentíme”,
por dentro soy rebelión,
Vibrá,
cual motín de insurrección.

Hacéme un asalto feroz,
una asonada tan fuerte,
que me deje sin aliento ni voz.

Desveláte en mi pecho,
hacé barricada en mi vientre,
bajá súbitamente a mi sexo,
que sea repentino y veloz.

Cogéme,
por sorpesa,
robáme las prendas,
dejáme desnuda…
sin fachas, ni fachos.

Revolcáme,
y usá por bandera la lengua,
plantála y gritá ¡patria!,
jurá vencerme en el duelo,
victoria siempre en mi cuerpo,
orgasmo, revolución.

Noche de Verano - Octavio Paz


Pulsas, palpas el cuerpo de la noche,
verano que te bañas en los ríos,
soplo en el que se ahogan las estrellas,
aliento de una boca,
de unos labios de tierra.

Tierra de labios, boca
donde un infierno agónico jadea,
labios en donde el cielo llueve
y el agua canta y nacen paraísos.

Se incendia el árbol de la noche
y sus astillas son estrellas,
son pupilas, son pájaros.
Fluyen ríos sonámbulos.
Lenguas de sal incandescente
contra una playa oscura.

Todo respira, vive, fluye:
la luz en su temblor,
el ojo en el espacio,
el corazón en su latido,
la noche en su infinito.

Un nacimiento oscuro, sin orillas,
nace en la noche de verano,
en tu pupila nace todo el cielo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...